reloj

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "OK" o configurarlas o rechazar su uso haciendo clic en ajustar. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación en la página web. Ver más información

vamos

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "OK" o configurarlas o rechazar su uso haciendo clic en ajustar. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación en la página web. Ver más información

reloj vamosvamos
relojEntregas en 24/48h y devoluciones gratuitas.

Materiales manipulativos para explicar el paso del tiempo a niñas y niños

Publicado : 25/01/2021 13:46:52
Categorías : Elementos de juego

Celebrar la llegada de cada estación, es una actividad que a nuestras hijas e hijos les encanta; y es la propia naturaleza la que en primera instancia nos brinda la oportunidad de experimentar, y vivir esa celebración. Lo hacemos a través del tacto, la vista, el gusto, el olfato ¡y hasta el oído! Porque las noches de verano seguro que para ti, tienen una banda sonora especial.

¿Cuáles son los principales tejidos que nos abrazan en invierno? ¿Cómo se siente la lana en la piel? ¿Qué hemos podido observar que florece en abril? ¿A qué huele el verano? ¿Cómo saben los besos a la orilla del mar? ¿Qué recuerdo habita en tu corazón al pensar en la primera vez que la arena acarició tus pies? ¿Cómo sabe el otoño? A mí me gusta aderezarlo con canela y merendar castañas asadas.

Como escriben Vanesa Pérez-Sauquillo y Fermín Solín: "A veces da la impresión de que el año se repite. Estación tras estación salen del mismo escondite los meses y las semanas… Pero los niños lo saben bien, hoy no es igual que mañana, las estaciones son fiestas ¡y hay que vivirlas con ganas!".

¡Y nosotros queremos sumarnos a esta celebración! Ahora, ¿Cómo iniciar a nuestros pequeños en la comprensión del paso del tiempo? Al principio, a través de la experiencia sensorial. Como hemos compartido en más de una ocasión, durante los primeros años de vida, absorbemos el mundo que nos rodea a través de los sentidos y con todo nuestro cuerpo. Antes de los tres añitos, nuestras pequeñas y pequeños se interesarán por las formas, las texturas, los colores… Y podremos ofrecerles materiales y experiencias que nos acerquen a cada una de las estaciones.

Pero es entre los tres y lo seis años, cuando se interesan por redescubrir el mundo que les rodea, ahora de manera más consciente. Y en lo que tiene que ver con el paso del tiempo, uno de los primeros conceptos a trabajar, y que a menudo a mamás y papás nos resulta complejo de explicar, es su ritmo circular.

Siendo el tiempo lineal, y siempre avanza hacia adelante –el pasado nunca vuelve, vivimos en el hoy, y el futuro es lo que está por llegar– los diferentes periodos sin embargo, siempre se repiten cíclicamente. Las horas, los días de la semana, los meses, las estaciones… En algún momento del año vuelve a llegar el frío y con él –en el hemisferio norte– la Navidad. Siempre hay un día 3 al mes, todos celebramos los viernes, al término del día siempre llega la noche, y alrededor de las nueve, la mayoría nos vestimos con pijamas, abrazamos a la oscuridad, y nos disponemos a soñar.

Lo que a ojos de un adulto parece súper sencillo de entender, ¿Cómo se lo explicamos a un niño? ¿Por dónde podemos empezar?

Uno de los materiales con lo que comenzamos a trabajar en casa el paso del tiempo fue el calendario anual perpetuo; a través de la calidez del material, podemos palpar el paso del tiempo, y celebrar como si de un ritual se tratara, el comienzo de un nuevo día.

El calendario perpetuo anual se divide en cuatro plataformas correspondientes a las estaciones y los meses del año; dos cubos con números nos ayudan a señalar el día del mes, y el cuenco central lo habita el nin del color que hemos escogido para representar ese mes.

Éste es un material que perfectamente se puede combinar con la plataforma de madera 4 estaciones; las imágenes estampadas sobre la superficie de madera muestran colores y elementos relacionados con cada estación. Un material que nos puede servir, además, como bandeja para crear minimundos, ordenar, y/o clasificar por colores, pudiendo nombrar, discriminar o categorizar, las diferentes impresiones sensoriales que perciben nuestras pequeñas y pequeños.

Con el sol como centro de la experiencia sensorial, encontramos otra propuesta a través del calendario anual de madera que compuesto por los 12 meses correspondientes a los 12 colores según el círculo cromático de Goethe, cada mes tiene sus semanas y días, y podemos ir señalándolos con cada nuevo amanecer, de nuevo, como si de un ritual en familia o en la escuela se tratara.

¡Es una experiencia mágica! Incluye piezas para señalar fechas importantes como por ejemplo un cumpleaños. A medida que avanzan las semanas, vamos girando las piezas hasta que al término de cada estación, se dibuja un símbolo significativo. Un material que además simboliza con color el futuro, y su ausencia, explica el pasado.

Si queremos trabajar con unidades de tiempo más pequeñas, encontramos en 7 lunas, calendario semanal, una posibilidad para tocar los días de la semana ¿De qué color son los lunes? ¿Te gusta el amarillo para representar los miércoles? Naranja podría ser el color del jueves y los viernes en casa los pintamos de verde ¿Y qué simboliza para ti el verde? ¿Calma? ¿Esperanza? ¿Paz? ¿Y qué significan estas palabras? ¿Cómo se escriben? ¿Puedes representarlas a través de un dibujo?

En torno a un aparentemente sencillo material, las opciones de juego, experimentación, y adquisición de conocimientos se tornan infinitas cuando somos capaces de observar a nuestros hijos desde el corazón de la niña que habita en nosotras ¡Abrázala y acompaña el juego desde ahí!

¿Y para trabajar las horas? El reloj manipulativo es sin lugar a dudas mi opción favorita. Observemos que se recomienda alrededor de los seis añitos, porque antes es necesario que nuestra pequeña o pequeño haya interiorizado diferentes conceptos como por ejemplo el conteo de cinco en cinco para las piezas que representan los minutos.

Un material, como todas y cada una de las propuestas anteriores, elaborado de manera artesanal y por fabricantes de proximidad, que nos invita a acercarnos al concepto del tiempo a través del aprendizaje vivencial, y nos ayudan a desarrollar el pensamiento lógico e iniciarnos en conceptos matemáticos.

"Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo". Benjamin Franklin.

¡Feliz juego familia!

Carla Peña

Fundadora de earlychildfood.com

Guía Montessori

Educadora de Familias certificada en Disciplina Positiva

Compartir articulo en las redes