reloj

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "OK" o configurarlas o rechazar su uso haciendo clic en ajustar. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación en la página web. Ver más información

vamos

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "OK" o configurarlas o rechazar su uso haciendo clic en ajustar. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación en la página web. Ver más información

reloj vamosvamos
relojEntregas en 24/48h y devoluciones gratuitas.

Aprender a leer y escribir a través de ambientes

Publicado : 29/04/2022 13:15:45
Categorías : Aprendizaje y pedagogia

Cada niño y niña aprende a leer y escribir a su manera

Niñas y niños aprenden a leer y escribir de formas muy variadas. Podría decirse que no hay dos iguales, aunque suene a tópico. Cada cual se acerca al aprendizaje de una forma distinta, con una edad de inicio particular, un ritmo propio y en base a intereses diferentes.

Es verdad que este aprendizaje suele producirse, salvo casos concretos, a unas edades determinadas, pero existen enormes diferencias en lo que se refiere a la manera de llevarla a cabo. Y es precisamente el respeto a esas diferencias, lo que determinará en buena medida que el aprendizaje sea natural, divertido y relevante.

Escuelas que enseñan a leer y escribir adaptándose a cada niño

En el contexto de la enseñanza reglada, cada vez hay más escuelas que ya han interiorizado, que es necesario respetar esas diferentes maneras de aprender a leer y escribir y lo ponen en práctica con métodos muy exitosos.  Se trata sin duda de un cambio de mirada necesario, pero que al principio puede resultar difícil, puesto que implica muchos cambios de procedimientos, de espacios y sobre todo cambios mentales para las educadoras y educadores. Al fin y al cabo, la piedra angular de esa nueva mirada es el profundo respeto por las capacidades y motivaciones internas del niño respeto al aprendizaje.

No es excusa: los contenidos curriculares no son tan directivos como podríamos pensar y dejan bastante margen para que cada centro escoja la manera de abordar el tema del aprendizaje de la lectura y la escritura, siempre y cuando se acaben por lograr los objetivos marcados.

Os contamos ahora la experiencia de la escuela La Tarlatana (en Sabadell) que ponen en práctica este tipo de mirada en la enseñanza. Os hablamos del caso concreto de los ambientes para aprender a leer y escribir.

¿Qué son los ambientes para aprender a leer y escribir?

Son un conjunto de propuestas pensadas y preparadas por los educadores para fomentar que la niña y el niño lleve a cabo su aprendizaje de forma autónoma, individual y vivencial

Cada propuesta está pensada con un objetivo y viene acompañada de unos materiales abiertos y flexibles que permiten que cada niña o niño lo use según sus intereses o necesidades, y, sobre todo, que se adapten fácilmente a su nivel o momento de aprendizaje.

Es muy importante destacar que se trata de propuestas "vivas" en las que lo importante es que estas resulten atractivas e inspiradoras. En ningún caso el protagonismo debe caer sobre la propia propuesta. En este sentido, las propuestas cambian, se adaptan, mutan, nacen o acaban en función de las necesidades del grupo como conjunto de niños y niñas.

Un ejemplo de ambiente sería por ejemplo unas letras de lija mayúsculas acompañadas de figuritas de animales.

Como veis, la propuesta es muy sencilla, pero da mucho juego. Algunas niñas y niños se concentrarán en las letras y en reseguir su trazo con los dedos, otros se preguntarán sobre la diferencia entre vocales o consonantes (ya que son de color distinto), otros se interesarán sobre qué letras encontramos en la palabra “cangrejo”, otros querrán contarnos una historia sobre una tortuga que vieron en un libro el otro día, otros querrán escribir todos los nombres, otros…

Ambientes para la lecto-escritura

Otra actividad, quizás enfocada a niños y niñas más mayores, puede consistir en un abecedario de letras móvil, acompañado de libros de una temática concreta (por ejemplo animales) y figuras de animales. En este caso, la actividad es un poco más desarrollada porque ya no hablamos tan solo de identificar letras o trazos, sino de construir palabras. Además, utilizamos letras minúsculas y no mayúsculas. Como veis, es una actividad similar a la anterior pero adaptada a un estadio diferente.

Al igual que en el caso anterior, cada niño y niña se acercará a la actividad de un modo distinto. Algunos niños serán capaces de construir las palabras sin dificultad, otros se centrarán en el reconocimiento de letras, otros simplemente nombrarán los animales…

Lecto escritura en las escuelas

¿Qué papel juega la educadora o el educador en los ambientes?

En estos ambientes de aprendizaje el rol del educador o la educadora es fundamental, si bien es muy distinto del que observamos en muchos procesos de enseñanza tradicional.

La educadora o educador tiene un rol súper activo si bien no interfiere en la actividad autónoma de la niña o el niño. Ese rol tan activo se produce en estos ámbitos.

Preparación

Es fundamental preparar muy bien la actividad. Por un lado, hay que proponer actividades adecuadas al grupo y por otro lado, disponerlas y presentarlas de manera que sean atractivas y estimulantes. Normalmente, se parte del concepto de “provocación”. Es decir, no se les dice cómo tienen que interactuar con ellas, pero sí que se les puede mostrar un posible camino con un ejemplo ya hecho anteriormente.

En la fase de decisión de qué actividades presentamos, es muy importante tener en cuenta los aprendizajes y anotaciones que se han hecho en sesiones anteriores con el mismo grupo.

Observación y registro

Esta es una fase fundamental, ya que en ella se observa como cada niño o niña del grupo interactúa con el material, qué hace, qué facilidades tiene, qué dificultades, qué le motiva, cómo se siente, si le gusta o no, cómo interactúa con el resto, qué preguntas se hace… Normalmente, la educadora o educador lleva un registro de observaciones en las que anota todos estos temas.

Es importante que en estos ambientes evitemos la intervención innecesaria sobre la actividad. Se trata de una experiencia de aprendizaje no dirigida en la que la niña o el niño avanza según sus propios intereses y, por lo tanto, no debemos "enseñar" como se hace tal o cual cosa. Obviamente, la educadora o educador está presente y dispuesta a solventar dudas, aclarar, compartir, guiar...pero siempre desde el respeto a la motivación interior de la niña o el niño. También puede ocurrir que, durante el transcurso de la actividad, la educadora o educador quiera intervenir para modificar una propuesta si considera que es beneficioso hacerlo.

Cierre y evaluación

Por último, no es menos importante cerrar la actividad con el conjunto de los participantes con una reflexión en grupo y más tarde hacer una reflexión y evaluación de la misma como educadores. En la primera, el objetivo es entender cómo ha funcionado la actividad y dar espacio a niños y niñas para que opinen, se expresen y compartan con el resto lo que la actividad les ha provocado, sorprendido, maravillado… En esta fase ocurrirá a veces que el énfasis de una niña o niño provocará la curiosidad de la actividad en otro para el futuro.

En la segunda, se reflexiona como educadores, sobre el desarrollo de la sesión, la adecuación de los materiales, del espacio, del tiempo dedicado, sobre las dinámicas que se han producido, lo que ha funcionado mejor, lo que no ha funcionado tan bien…

¿Cómo se preparan y disponen estos ambientes?

Como ya hemos dicho, la preparación es un aspecto fundamental.

Por un lado, deberemos tener en cuenta todo lo aprendido con el grupo en sesiones anteriores, así como las características de ese grupo (son más motrices, qué intereses tienen, qué temas ya han visto, qué temas les pueden interesar…) y por otro lado, es necesario que el espacio tenga unas características determinadas.

Y es que es importante que las actividades estén delimitadas a un espacio concreto, con unos límites concretos y reconocibles en los que la actividad se debe llevar a cabo. El espacio tiene que estar limpio, ordenado y ser fácilmente accesible. Hay que tener en cuenta todas las casuísticas posibles, atender las necesidades de integración sensorial y no poner barreras al libre movimiento. Es decir, tiene que ser un espacio cómodo en el sentido amplio.

También es importante que el espacio sea atractivo y llamativo. Efectivamente, se trata de un componente estético, pero resulta muy importante para brindar una experiencia completa y gratificante.

Por último, simplemente recordar, que los ambientes de aprendizaje no son rincones de actividades, sino que es una propuesta mucho más amplia. No se trata de proponer actividades o opciones complementarias a un aprendizaje, sino que son una manera de acercarse al aprendizaje en sí misma.

Ambientes preparados para que aprendan a leer

¿Qué materiales se usan en los ambientes?

Como hemos comentado, los materiales que se usan en los ambientes tienen que ser necesariamente abiertos. Con "abiertos" nos referimos a materiales que sea suficientemente versátiles para que el niño pueda adaptarlo a su momento de aprendizaje.

Por otro lado, es buena idea no cerrarnos a un tipo de material exclusivamente ligado a la lectura y escritura. En las fotos hemos visto, que no solo se trabaja con letras y libros, sino que también podemos usar juguetes, disfraces, objetos variados, etc. Cualquier material que enriquezca el espacio será bienvenido. Por otro lado, debemos pensar que cada niña o niño se acerca al aprendizaje desde una perspectiva distinta: para una resultará maravilloso hacerlo desde la curiosidad por las letras, otra lo hará desde la fascinación que siente por los libros, otro porque quiere aprender a escribir el nombre de un dinosaurio… Las posibilidades son infinitas.

Es posible: el caso de la Escola Tarlatana de Sabadell

Esperamos que os haya gustado este post. Dejadnos vuestros comentarios.

Que sepáis que ha sido escrito en colaboración con la Escola Tarlatana de Sabadell, donde ya están aplicando estos conceptos y de donde son las fotos que acompañan al texto.  Existen pues ejemplos reales de éxito donde se aplica este tipo de aprendizaje.

Compartir articulo en las redes